¿Qué es la criolipólisis y porqué todo el mundo quiere este tratamiento?

Actualizado: 16 abr

La criolipolisis es el nuevo tratamiento de moda porque define la figura prescindiendo de la cirugía con resultados permanentes

La criolipolisis es sin duda uno de los tratamientos de estética más buscados y demandados del momento. ¿Por qué? Entre sus principales motivos encontramos la forma en la que define la figura prescindiendo de la cirugía y eso, interesa. Muchos lo comparan con la famosa liposucción y, además, evitarías pasar por el quirófano. Pero ¿para quién está recomendado? ¿Qué se consigue en realidad con la criolipolisis? En muchas personas, la grasa localizada se resiste a las dietas y el ejercicio físico. Ahora es más fácil deshacerse de estos cúmulos de grasa sin necesidad de cirugía a través de la técnica de la criolipolisis. El resumen de por qué genera tanto interés es que es un tratamiento que reduce la grasa localizada sin anestesia, sin cirugía, sin dolor, sin bajas médicas, sin agujas y sin medicamentos. Pero sí hay que tener muy clara una cosa si apuestas por la criolipolisis, no va a eliminar los 10 o 20 kilos que te sobran. Es un tratamiento perfecto para tratar zonas concretas de las que queremos reducir unos centímetros que nos cuestan más de la cuenta.


Zonas ideales para la criolipolisis

La criolipolisis elimina la grasa localizada. Lo importante es elegir zonas de grasa muy localizada. Los diferentes aplicadores se adaptan a cada zona (más curva, más pequeña o grande, superficies planas…).

  • Cara interna de los muslos

  • Caderas

  • Abdomen superior

  • Abdomen inferior

  • Brazos

  • Flancos

  • Papada

  • Glúteos

  • Pliegue axilar

  • Rodillas

  • Cuello

De cara al presupuesto, las zonas que sean dobles, (brazos, cartucheras, glúteos...se cuentan como dos zonas distintas)

Qué es la criolipolisis


La criolipolisis es una técnica que elimina las células adiposas mediante el enfriamiento mediante una tecnología que controla la temperatura entre -8º C y -10º, temperatura que ha sido confirmada en los estudios como la idónea para producir la apoptosis de las células grasas.

Dicho de otra forma, destruye las células de grasa de manera definitiva, por lo que éstas no vuelven a reaparecer. Se trabaja con un aplicador de vacío ajustable que actúa encapsulando en su interior el tejido graso de forma selectiva y disminuyendo de forma controlada su temperatura.

De esta forma, nos aseguramos que, incluso si el paciente no lleva una dieta estricta, logre resultados en las zonas del tratamiento.


Cómo funciona la criolipolisis


Lo ideal es realizar una consulta de valoración online o presencial, donde estudiaremos y valoraremos qué zonas se puede tratar con criolipolisis para obtener los mejores resultados, y si es necesario combinar este tratamiento con otro que aumente su eficacia. Una vez decidida, se colocan las Cool gel pads en la zona a tratar, unas gasas protectoras para evitar daños en la piel causados por el frío. Después se sitúa el aplicador que succionará la zona y se calibrará el equipo de manera controlada en función de las características del paciente. Una vez pasado el tiempo indicado, se retira el aplicador y se realiza un ligero masaje. Al final del proceso comienza la eliminación de las células grasas mediante mecanismos fisiológicos.

En la mayoría de los casos será suficiente con aproximadamente tres sesiones de 45-50 minutos cada una. Eso sí, con un intervalo de 4 semanas entre cada sesión para conseguir los resultados esperados. Estos comenzarán a ser visibles a partir de la cuarta semana y a ser definitivos a partir de la número 12.


Más detalles

El método de la criolipolisis ha sido desarrollado por científicos del Massachusetts General Hospital y de la Universidad de Harvard, en Boston. Se sirve de un dispositivo con forma de placa que se aplica a la piel enfriando los adipocitos (células grasas).

Sobre todo, la criolipolisis se la están realizando mujeres, aunque comienzan a animarse los hombres con este tratamiento. Los que lo han probado, en su mayoría, optan por hacerse la criolipolisis en la zona del abdomen que es lo que más les preocupa.

La aplicación de frío las descompone gracias a la lipolisis. Los adipocitos sufren una lesión fatal denominada apoptosis cuando son expuestos al frío. La reabsorción del tejido graso destruido se hace lentamente. La pérdida en volumen del tejido adiposo ocurre gradualmente y alcanza su pico dos meses después.

Los resultados de la criolipolisis se miden sobre todo en centímetros del contorno de la zona tratada. Antes de realizarte el tratamiento, en la primera sesión ya miden la zona para poder comparar con el resultado al finalizarlo. Siempre aconsejo que además de hacer la criolipolisis se realice un cambio de hábitos y, sobretodo, darle prioridad a la hidratación, además de complementar con mesoterapia, masajes drenantes, etc». Aseguran que con la criolipolisis «ayudamos» a nuestro cuerpo, pero necesitamos mantener un estilo de vida sano para que cualquier tratamiento y sus resultados se mantengan.

"Desde que incorporé la criolipolisis no ha hecho falta casi ni proponérselo a la gente porque muchos ya la conocían e incluso nos venían buscando expresamente por ella. Además, antes de verano es una época ideal porque es un tratamiento que en poco tiempo comienza a notarse y su recuperación es inmediata."