Porqué el Otoño es la mejor época para cuidar tu piel.


El verano ya ha quedado atrás, sin embargo es hora de mimar tu piel y recuperarla de los excesos del sol, cloro y sal y dejarla en perfectas condiciones para enfrentarse al frío y al aire seco de la temporada invernal.


El otoño es el momento de nutrir y regenerar la piel. De aprovechar que las temperaturas son templadas y nuestra piel no sufre ni el exceso de sol ni de frío.

Cada estación es diferente, y por eso, se deben adaptar los cuidados de la piel en función del clima.


¿Es importante preparar tu piel para el otoño? La respuesta es rotunda: Sí. Si no lo haces, te encontrarás con una piel áspera, reseca y sin luz. Además de que es posible que, con la acción del sol del verano, hayan aparecido nuevas manchas como melasmas o léntigos y estés teniendo que utilizar maquillaje a diario.


¿Te imaginas como sería no tener que utilizar maquillaje? Pues es posible, y a continuación te explico como:

Antes de entender el tratamiento de las manchas es importante distinguir los tipos de manchas que se producen en nuestra piel y el factor que las provoca. En este caso las manchas hormonales, también conocido como melasma, son las que aparecen cuando nuestro cuerpo produce más melanina del que necesita. Las mujeres embarazadas o las que recurren a medicamentos anticonceptivos son más propensas a sufrir de melasma.


El sol puede ser otro de los factores que provoque un aumento de melanina en nuestro cuerpo y como consecuencia la aparición de manchas por sobreexposición al sol.


Debes tener cuidado y no confundir este tipo de manchas con otras patologías que nada tienen que ver ni con la exposición solar, ni con los cambios hormonales que comentábamos, manchas tales como los hongos corporales, manchas que pueden aparecer como consecuencia de algún problema de salud, vitíligo, etc.


Por qué el otoño es la mejor época para eliminar las manchas en la piel:


Por norma general los tratamientos de medicina estética pensados para eliminar manchas, ya sean solares u hormonales, suelen llevar como prescripción evitar la exposición al sol los días posteriores al tratamiento para eludir problemas. Por eso, los meses de otoño e invierno son los mas indicados para realizar tratamientos despigmentantes.


Además, en los meses estivales las células que se encargan de producir la melanina se encuentran activas y pueden reaccionar produciendo una inflamación en la piel.


Pero... ¿Cuáles son los tratamientos más efectivos para tratar las manchas de la piel?


Algunos de estos tratamientos son el novedoso microneedling, peelings químicos o el láser. Estos tratamientos son frecuentemente combinados con cremas o terapia lumínica para potenciar sus efectos. Hoy te hablaré del microneedling y de los peelings químicos:

MICRONEEDLING

Es una de las técnicas más novedosas, menos invasivas y que mejores resultados da a corto plazo.



Consiste en la creación de microcanales en la piel a través de unas microagujas estériles con lo que desencadenamos, por un lado, el proceso de curación de heridas de la piel provocando la renovación de las células de la piel y permite que las células nuevas y frescas reemplacen a las dañadas. Al mismo tiempo, potencia la producción de colágeno y elastina para remodelar la piel alterando la formación de tejido.


Por otro lado, con este tratamiento podemos utilizar productos adaptados a las necesidades del paciente, como el gluthatione, un importante antioxidante de nuestro organismo que previene los daños causados por los radicales libres y refuerza el sistema inmunitario.


Debido a su capacidad para inhibir la síntesis de melanina, es un ingrediente esencial en los tratamientos del melasma y la despigmentación. Así como otros que refuercen su efecto o mejoren otros aspectos de la piel como la Vitamina C o el ácido hialurónico.


Número de sesiones: Dependiendo del grado de de hiperpigmentación de la piel, es recomendable programar 4-8 sesiones de microneedling, que se realizarán cada 7-10 días.


Reserva aquí tu sesión de microneedling

PEELINGS QUÍMICOS



Se utilizan sobre todo para el tratamiento del fotoenvejecimiento cutáneo. En otras palabras, para tratar las arrugas prematuras, flacidez, aspereza, sequedad y cambios en la pigmentación que aparecen en las zonas expuestas al sol.


Si se aplica en el cuerpo, el peeling químico también es muy eficaz para tratar la queratosis pilaris o “piel de pollo” de los brazos, las piernas y la espalda.


Aunque los tratamientos estéticos suelen relacionarse directamente con las mujeres, según datos de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica (ISAPS), el 20% de los consumidores cosméticos son hombres. Al respecto, el peeling químico también es idóneo para mejorar los signos de la edad en la piel masculina y para tratar la pseudofoliculitis de la barba.


Número de sesiones: Dependiendo del grado de envejecimiento de la piel, es recomendable programar 3-4 sesiones de peeling, que se realizarán cada 3-4 semanas.


CONTRAINDICACIONES: El peeling químico no se debe realizar en caso de embarazo, aftas bucales (o “calenturas”), si la clienta está utilizando tratamientos con ácido retinoico (isotretinoína) y en las pieles muy oscuras (fototipos V y VI de Fitzpatrick).

En cambio, sí se puede aplicar en las siguientes situaciones:

  • aftas bucales: 4-6 semanas después de que estén curadas

  • infiltraciones de toxina botulínica: 1-2 semanas después

  • infiltraciones de colágeno: 2 semanas antes o después

  • láser: 8 semanas después

  • depilación con cera: 3 semanas después

Recuerda a tu clienta que, en las horas previas a la aplicación del peeling, no es aconsejable el uso de saunas ni de cremas exfoliantes tipo scrub para evitar molestias en la piel.

Al tratarse de un peeling superficial, la clienta puede llevar una vida normal de inmediato. Únicamente ha de tomar la precaución de aplicar a diario el fotoprotector SPF50+


Reserva aquí tu sesión de peeling químico


Tanto con el microneedling como con el peeling químico conseguiremos:


En solo unas semanas con estos tratamientos conseguiremos crear una piel nueva.

  • Retira las capas de células acumuladas en la epidermis (la capa córnea engrosada).

  • Estimula la renovación cutánea. Las células eliminadas son reemplazadas por células nuevas.

  • Activa los fibroblastos para fabricar más colágeno, elastina y glicosaminoglicanos, es decir, redensifica la piel.

  • Impide la proliferación bacteriana.

  • Mejora la absorción y asimilación de los tratamientos que se aplican a continuación.


Además, puedes combinarlo con otros tratamientos como la Radiofreccuencia fraccionada, que te ayudarán a multiplicar tus resultados.

Si te ha gustado, suscríbete para no perderte nuestro próximo post