Radiofrecuencia Fraccionada, la radiofrecuencia de las celebrities.

Actualizado: 16 abr


Hace algo más de un mes Gwyneth Paltrow reconocía en el Daily Mail que se hacía el Thermage. Y no era la primera celebrity que lo reconocía. Claro que es un equipo que lleva ya diez años en el mercado y, a pesar de toda la aparatología nueva que se ha lanzado desde su aparición, sigue siendo uno de los tratamientos más demandados para luchar contra la flacidez. Desde el año 2002, se han realizado más de un millón de procedimientos Thermage en más de 80 países, en pacientes de todas las edades, tipos de piel y en diferentes partes del cuerpo. Por algo será.


El Thermage es un equipo de radiofrecuencia que reactiva la formación de colágeno y elastina y compacta los tejidos en una única sesión. Cuenta con cabezales específicos de tratamiento para poder trabajar tanto el rostro como las zonas del cuerpo afectadas por la flacidez: abdomen, muslos, glúteos, e incluso en zonas tan complicadas de tratar como los brazos y las rodillas. Emplea una tecnología patentada de radiofrecuencia exclusiva en el mercado que calienta la piel hasta una profundidad de 4 mm, estimulando la síntesis del colágeno y compactando el que ya existe.

La radiofrecuencia fraccionada es un sistema cuya finalidad es estimular el colágeno mediante la acción del calor, aplicándose en forma de disparos. Redefine el óvalo facial y tensa la piel del rostro, cuello y zona del párpado, pero también se puede utilizar en glúteos, abdomen, piernas y brazos.

El deterioro del colágeno provoca la aparición de signos visibles de envejecimiento, lo cual unido a la celulitis puede afectar a la firmeza de la piel. Por eso, la radiofrecuencia fraccionada es perfecta para reafirmar cuerpo y rostro. Además, de lograr una piel más firme, y contornos definidos y más suaves, también mejora la calidad de la dermis

Esta tecnología de radiofrecuencia incorpora un nuevo sistema CPT (Comfort Pulsed Technology) que calienta la piel hasta una gran profundidad, estimulando así la síntesis del colágeno y compactando el existente.

Los efectos se ven desde la primera sesión y van aumentando hasta pasados seis meses manteniéndose durante uno ó dos años.


La Radiofrecuencia Thermage está considerado como uno de los tratamientos reafirmantes más potentes del mercado, destacando por la durabilidad de los resultados, que es totalmente indoloro, aplicando un anestésico tópico previamente, y que los resultados ya se pueden observar desde la primera sesión del tratamiento.


La Radiofrecuencia facial Thermage es una RF bipolar, donde los electrodos del manípulo contactan con la piel emitiendo energía y otra parte de los electrodos la recogen. La Radiofrecuencia se dirige entre electrodos sin invadir el organismo, trabajando aproximadamente a una profundidad de unos 4 mm de la dermis.

Las sesiones tienen una duración de entre 30-45 minutos, dependiendo de la zona a tratar, y se recomiendan repetir cada mes, durante una serie de sesiones pautadas en función de las características de cada piel y de la edad (aconsejable a partir de los 25 años).

No deja ninguna marca, por lo que se puede retomar la vida cotidiana de inmediato.


Aplicamos anestesia tópica antes del tratamiento para que el paciente no sienta absolutamente ningún dolor durante el mismo.